Su clasificación: Nada Su clasificación: 4.5 (2 votos)

Macuco Safari

Un paseo para lavarse el alma

¿Ya se ha imaginado usted en formar parte de uno de los siete paisajes más bellos del planeta?¿También ya se ha imaginado estar bajo uno de los saltos que componen las Cataratas de Iguazú y darse un baño rápido?El paseo del Macuco Safari posibilita esta emoción inolvidable.

 

El Macuco Safari es una osada navegación por el Río Iguazú, que lleva a los turistas a pocos metros de las espectaculares cascadas.

La aventura comienza en tierra firme, a las orillas de la carretera que cruza el Parque Nacional de Iguazú y termina en el mirador de los saltos.Un jipe eléctrico lleva a los visitantes hasta la orilla del río por medio de una senda, en un trayecto de tres kilómetros, en medio a la floresta nativa.

 

En el camino, florestas centenarias, orquídeas y muchas plantas de especies encontradas solamente en el bosque Atlántico.Hasta animales silvestres aparecen para curiosear qué hacen los visitantes.Los últimos 600 metros antes de llegar al Iguazú se hacen a pie.

 

El embarque en los botes se hace en una plataforma ubicada en la orilla directa del Río Iguazú, cerca de 4 mil metros después de las Cataratas.Se aconseja dejar las pertenencias y documentos en el atracadero.Se distribuyen bolsas plásticas para proteger las filmadoras y máquinas fotográficas.

 

Los barcos, con capacidad para llevar a 25 personas, están dotados de dos motores de 150 caballos, potencia suficiente para mover un yate, pero necesaria para vencer la corriente del Río Iguazú.

 

El uso del chaleco salvavidas es obligatorio.En el camino hacia las Cataratas, los barqueros se esquivan de la corriente mientras los turistas aprovechan para apreciar el paisaje, lo que incluye casi siempre los arcoíris, que se forman de una margen a otra.

 

El trayecto recorrido por los barcos cerca de las cascadas varía según el flujo del río.Con poca agua, las correderas se ponen más peligrosas y los botes se limitan a ir hasta el Salto Tres Mosqueteros.Ya durante el período de lluvias, o cuando se abren las compuertas de las cuatro plantas hidroeléctricas ubicadas en el curso del Río Iguazú, es posible llegar al Salto Tres Marías, muy cerca de la Garganta del Diablo.

 

En la parada del barco, por algunos minutos, el turista puede aprovechar el paisaje y registrarlo en imágenes que seguramente les encantarán a los familiares y amigos en el regreso a casa.Desde aquel punto, se pueden ver las Cataratas del lado argentino.

 

El barco zarpa de nuevo y entonces llega el momento más emocionante del paseo, con el sonido ensordecedor del agua que cae de los acantilados de basalto.Con habilidad, el barquero se acerca a los saltos, provocando baños indescriptibles, capaces de refrescar el calor del verano iguazuense, que dura por lo menos ocho meses del año, y de despertar las más variadas reacciones de los pasajeros, casi todas de sorpresa y alegría.

 

Con las ropas empapadas, después de tres baños seguidos, llega el momento de volver, una hora y media después del comienzo de la aventura.Que jamás se la olvidará.

 

Informaciones:http://www.macucosafari.com.br/



Galería

PARTICIPACIÓN

¿Cuál es tu opinión de este atractivo Foz do Iguacu? Recomendar a las redes sociales:

ASOCIACIÓN
FOZ DO IGUAZÚ DESTINO DEL MUNDO | Política de privacidad | Sitio elaborado con Drupal 6.1 IMAM